Satomi Mary Eugenia Ríos Ando, ganadora del XIV CAM 2015

24 de septiembre, día de la final del CAM (Certamen de Audición Musical) no lo podía creer, había ganado el primer puesto y para obtener este resultado yo había estudiado 2 meses con la ayuda de mi profesora de arte, su papá que es mi profesor de violín y con la ayuda incondicional de mi mamá. El sacrificio había valido la pena pues en el tiempo de preparación dejé de hacer muchas cosas que me gustaban, como: salir con mis amigos, pasar tiempo en las redes sociales, etc.

Este concurso me cambió por completo la vida y no fue sólo por el viaje, sino porque en el tiempo de preparación aprendí muchas cosas; la música clásica es muy compleja, un misterio, algo mágico, cargada de sentimientos y emociones que querían transmitir sus autores, pero para entender este tipo de música tenemos que estar en paz con nosotros mismos. Y como dijo el director del colegio San Pedro, Alfredo Draxl, “La música nos habla de nuestra verdadera identidad”.

El viaje de intercambio cultural a Alemania fue inolvidable, la primera semana nos quedamos en el Jugendgästehaus en Berlín y visitamos la entrada de Brandenburgo, el Charlottenburg, el museo de historia de Berlín, el zoo de Berlín y muchos otros sitios más.

Luego fui a Fulda en el estado de Hessen y tuve la suerte de tener a dos familias alemanas que me adoptaron por el resto de mi viaje, mis dos hermanas fueron siempre las que quise tener, nunca voy a olvidar todos los momentos que pasamos juntas.

Dicen que los alemanes son muy fríos, pero para mí ellos son las personas más amigables, amables, sensibles, cariñosas y divertidas; las familias Schmincke y los Fischer de Saa me hicieron sentir como una más de la familia, me trataron muy bien y los quiero mucho.

Fui al colegio con mis hermanas, sus compañeras de clases y todos los profesores también fueron muy amigables conmigo; entre ellas se encontraba una chica en especial, su familia es mexicana, viven ahí desde hace 2 años y aun así dominan muy bien el idioma, los admiro mucho; ellos también se preocuparon en que me sintiera bien, hasta ahora sigo teniendo comunicación con las personas que conocí.

Agradezco a Dios por haberme dado esta oportunidad, a mi mamá, mi profesora de arte, mi profesor de música, mi familia por apoyarme, a los organizadores de este certamen y sus patrocinadores, a todo el equipo de CAPA (Centro de Amistad Peruano Alemán) por haber hecho posible el viaje de intercambio, a las dos familias que me adoptaron y por hacer de esos dos meses, los mejores de mi vida y por haberme tenido por un par de días en su casa a las familias Glotzbach y a los Axt

  • Tags:

Author: wmaster

What's your Opinion?